La tarjeta de débito: un instrumento financiero para el pago y la gestión prudente de su dinero

La tarjeta de débito: un instrumento financiero para el pago y la gestión prudente de su dinero

Desde la aparición del dinero, la gente ha buscado formas de hacer los pagos más fáciles y con menos riesgo. Son bien conocidos los tiempos, ya pasados, en los que, a falta de instrumentos de pago, la gente tenía que llevar el dinero de la época en diversos recipientes, a menudo en forma de bolsas de cuero o textiles. 

Llevar dinero de un lugar a otro, especialmente cuando era necesario pagar compras mayores que requerían sumas respetables, hacía que los peligros de pérdida o robo no fueran menores. Fue este problema el que dio lugar a los primeros instrumentos de pago de la historia, de hecho los precursores de los modernos cheques y letras de cambio. 

Todos estos instrumentos no habrían sido posibles sin la aparición de instituciones financieras en forma de bancos de nueva creación. Uno podía viajar con relativa seguridad con un simple papel de valor encima, sabiendo que estaba garantizado por una institución bancaria de una región geográfica y que mantenía relaciones comerciales con otra del mismo tipo en otra zona. El viajero podía presentar la letra de cambio en el banco de la localidad a la que llegaba y basàndose en ella se emitía el dinero necesario, que luego se recuperaba en el banco de origen, el que garantizaba la letra de cambio. 

Estos instrumentos financieros que aparecieron hace cientos de años son, en cierto modo, los ancestros de las modernas tarjetas de débito o crédito. En este artículo aprenderá algunos detalles esenciales sobre las tarjetas de débito y su importancia en la vida financiera y económica del hombre moderno.

Cupones

1. Qué es una tarjeta de débito - significado y definición de este instrumento bancario

Qué es una tarjeta de débito - significado y definición de este instrumento bancario

Como probablemente ya sepa, la tarjeta de débito es un instrumento de pago con el que puede realizar pagos de diversos bienes o servicios u otras transferencias de dinero, sin tener contacto físico con los billetes.

Los pagos con tarjeta de débito son ejecutados por el banco directamente desde la cuenta del titular de la tarjeta utilizando la red de relaciones de crédito entre las instituciones financieras. Esta es la primera característica principal de una tarjeta de débito: la tarjeta está estrechamente vinculada a una cuenta bancaria en el banco emisor. 

De esta manera, la tarjeta de crédito puede definirse como una verdadera interfaz entre el titular de una cuenta en un banco y la cuenta fuera de los locales del banco y la relación directa con los empleados de la institución financiera. De este modo, la tarjeta de débito puede utilizarse para comprobar en todo momento la cantidad de dinero disponible en la cuenta asociada a la tarjeta, para realizar retiradas de efectivo e ingresos a través de cajeros automáticos o para realizar pagos a comercios directamente a través del TPV o de aplicaciones de banca por Internet. La tarjeta de débito también se utiliza como tarjeta de salario o pensión, ya que los ingresos del trabajo o la asistencia social se pagan, en la mayoría de los casos, a través de este instrumento bancario. 

La tarjeta de débito también puede utilizarse, por ejemplo, para pagar cuotas o para devolver un crédito online al que se ha accedido para resolver problemas urgentes. De este modo, ya no tendrá que acudir personalmente a la entidad financiera para realizar esta operación. 

La tecnología moderna permite pagar con una tarjeta de débito directamente a través de un teléfono inteligente o incluso un smartwatch, si se conecta la tarjeta con aplicaciones especializadas.  

Las tarjetas de débito suelen solicitarse en el banco o entidad financiera donde se tiene la cuenta corriente. Sin embargo, cada tarjeta de débito estará vinculada a una u otra de las grandes empresas y redes de procesamiento de pagos mundiales (Visa, Mastercard, Discover o American Express, los grandes actores del mercado mundial de tarjetas de débito). Los bancos y las instituciones financieras son miembros o afiliados de estas grandes empresas, y las tarjetas de débito y crédito se emiten directamente a los clientes de los bancos. 

Cabe destacar que cada tarjeta de débito tendrá un código PIN único con el que el titular podrá acceder a la información y realizar diversas operaciones financieras. Cada tarjeta de débito tiene, además, un número único, una fecha de caducidad representada por el mes y el año hasta el que es válida la tarjeta, y una serie de dígitos (normalmente 3 o 4) con los que se pueden efectuar pagos en línea. 

Por lo tanto, lo que hay que recordar para definir la tarjeta de débito es el hecho de que es un instrumento fácil a través del cual se puede acceder al propio dinero depositado en una cuenta corriente bancaria. El dinero de la cuenta no está prestado y pertenece al cliente del banco, que también es el titular de la tarjeta.

2. ¿Cómo funciona una tarjeta de débito?

¿Cómo funciona una tarjeta de débito?

El funcionamiento de una tarjeta de débito es esencialmente similar al de los primeros métodos e instrumentos de pago utilizados desde la Alta Edad Media en las transacciones comerciales de la época. Básicamente, cuando se realiza un pago con tarjeta de débito en un comercio, el banco donde se tiene la cuenta y el dinero bloquea la cantidad de dinero que se ha gastado del total y la pone en modo de transacción pendiente. A su vez, el comerciante al que usted compró los bienes o servicios se comunica con su banco y transmite los datos que acreditan que se debe la cantidad de dinero bloqueada. En el siguiente paso, el banco transfiere el importe a la cuenta del comerciante en el mismo banco o en otro. 

La mayoría de las veces, estas transacciones se realizan de forma automática o muy rápida, pero hay casos en los que la comunicación entre los comerciantes y los bancos y entre estas instituciones financieras puede tardar un poco más, por lo que notará en su cuenta las cantidades que ha pagado como transacciones pendientes. Una vez completada la transacción, la cantidad de dinero pagada se deducirá del importe total de su cuenta y se marcará como tal. 

Esta información puede encontrarse en los extractos bancarios tradicionales (o electrónicos) que puede solicitar a su banco en cualquier momento. 

Los pagos a los comercios a través de los TPVs pueden precesarse simplemente tocando su tarjeta de débito en el TPV, si su modelo de tarjeta es una tarjeta sin contacto. En este caso, ya no tendrá que escribir su código PIN en el teclado del TPV. Esto es posible hoy en día gracias a la tecnología NFC ("Near Field Communication") o RFID ("Radio Frequency Identification"). 

Las tarjetas sin contacto están especialmente marcadas con un signo distintivo. Los teléfonos inteligentes también pueden utilizarse como instrumentos de pago en lugar de las tarjetas de débito. Así, instalando las apps de Apple Pay o Google Pay, tu tarjeta de débito se vincula a una de estas apps gratuitas y luego lo único que tienes que hacer es colocar tu teléfono lo más cerca posible del TPV del comercio. Es una herramienta útil que puede evitarle tener que llevar sus tarjetas a todas partes, con el riesgo de que se las roben o las pierdan. Lo mismo puede hacerse con los relojes inteligentes o las pulseras. 

No obstante, hay que tener en cuenta que existe un límite de dinero hasta el que se pueden realizar pagos sin contacto. Aunque estos pagos son extremadamente seguros y no pueden ser interceptados, para cubrir los casos en los que una tarjeta de débito puede ser robada, se ha impuesto un límite de transacciones sin contacto que, una vez superado, requerirá la introducción del PIN mediante tecleo manual. Normalmente, este límite puede ser una cantidad de dinero o un número de cinco transacciones. 

Si pierde o le roban la tarjeta de débito, debe llamar urgentemente a su banco y pedir que la anulen. También hay situaciones en las que su tarjeta de débito puede estar bloqueada en el cajero automático. En este caso, debe ponerse en contacto con el banco emisor y comunicar el problema inmediatamente. El banco le permitirá retirar dinero de la cuenta asociada a la tarjeta bloqueada en la ventanilla, utilizando su teléfono o la aplicación de banca por internet, y hará las gestiones necesarias para desbloquearla o emitir una nueva tarjeta en caso de emergencia. 

3. Tarjeta de débito y tarjeta de crédito: diferencias, similitudes + ventajas e inconvenientes

La tarjeta de crédito actúa, como su nombre indica, como un verdadero microcrédito o como un crédito para necesidades personales, es decir, las cantidades de dinero que están a tu disposición a través de la tarjeta no son tuyas, sino que pertenecen a la entidad financiera que emite este tipo de tarjeta. Podrás utilizar la cantidad de dinero de esta tarjeta de crédito cuando la necesites, pero tendrás que devolver lo que hayas gastado, más los intereses y las comisiones. 

Aunque, a primera vista, ambas tarjetas pueden parecer idénticas, ya que básicamente realizan la función de pagos o retiradas de efectivo de los cajeros automáticos, a diferencia de una tarjeta de crédito, el gasto de dinero en una tarjeta de débito no incurre en deuda, por la sencilla razón de que el dinero es tuyo. El uso de una tarjeta de débito se considera más ventajoso que el de una tarjeta de crédito, especialmente porque se limita a los propios ingresos. Así, no puedes dejarte llevar por el frenesí de las compras y pedir préstamos que luego te resultará bastante difícil devolver con todos los intereses y comisiones que conllevan.

Por supuesto, también hay una similitud entre los dos tipos de tarjetas en el sentido de que en el caso de la tarjeta de débito puede haber una opción de sobregiro. El descubierto actúa, de hecho, como una línea de crédito sin papeles, es decir, es una cantidad de dinero que el banco emisor de la tarjeta de débito pone a tu disposición para que puedas disponer de ella cuando tus fondos propios se agoten y necesites urgentemente dinero para resolver una determinada situación.  

Por regla general, la condición para beneficiarse del descubierto es recibir un ingreso recurrente en la cuenta asociada a la tarjeta de débito: salario, pensión u otros ingresos regulares. El sobregiro es, en cantidad, varias veces superior a esos ingresos. Hay que tener en cuenta que una vez que disponga de estas sumas de dinero, tendrá que pagar intereses y comisiones, y su tarjeta de débito se comportará como una tarjeta de crédito clásica. 

Sin embargo, aunque puede ser una solución de crédito a corto plazo para un periodo muy breve, el uso de un descubierto en la tarjeta de débito es una opción mucho más cara que un préstamo de emergencia, que en la mayoría de los casos ofrece condiciones mucho más ventajosas.  

Por lo tanto, la tarjeta de débito es una herramienta útil en el mundo moderno de hoy y, especialmente en combinación con la tecnología avanzada, puede conducir a una considerable facilitación de las transacciones de pago y a la eliminación de las preocupaciones sobre la seguridad del propio dinero, así como a una estricta contabilidad de los gastos y a la adopción de una política financiera personal prudente.

 

Fuente de la foto: Pixabay.com

Mokani.es
Mokani.es
 
 
 
Mokani.es
Mokani.es
Mokani.es
Mokani.es